La Agenda

El euro manda por las buenas o por las malas

12082763-europa-bomba-financiera-como-un-mapa-de-la-tierra-de-la-union-europea-con-la-mecha-encendida-que-ardPalma tiene un despertar breve. La luz ilumina el mar y el cielo parece abrirse en un bostezo. Azul en la costa; marrones y verdes en el interior. La luz de Mallorca dibuja y pinta el mediterráneo todos los días.

Desde una cafeter√≠a cerca de la Plaza de Espa√Īa, saboreando un humeante caf√©, me pregunto qu√© opini√≥n tendr√° el Cham√°n de esta Europa que ya no es ni vieja ni nueva. El Cham√°n no adivina, pero habla con los esp√≠ritus, que es una ventaja muy superior. Cambi√≥ el peyote por los auriculares enchufados en los o√≠dos y la lectura cotidiana de los diarios digitales. Con eso le basta para salir de este mundo con tanta facilidad, como despegan del suelo las palomas en la plaza. Antes, cuenta euros y c√©ntimos, atra√≠do por el aroma de las ensaimadas de crema. Los euros dan para caf√© y ensaimada de crema: no se puede comenzar mejor el d√≠a.

¬ŅEl euro es de Europa o Europa es el euro? ¬ŅC√≥mo siente el ciudadano esta Europa? ¬ŅC√≥mo quiere que sea? El Cham√°n, que so√Ī√≥ con ser marino, imagina la escena del Parlamento Europeo, temblando ante la temida y vital pregunta: ¬ŅQu√© rumbo tomamos mi Capit√°n o, mis Capitanes?

Marcar el rumbo cuando es compartido no es asunto balad√≠. Cuando en 1986 entramos en la CEE, recuerdo comentarios del tipo: “¬°Se acabaron las tonter√≠as!”. Estas pocas palabras albergan todo un avispero de significados. Tambi√©n una esperanza. Aqu√≠ cuando se acaba la tonter√≠a, comienza lo serio. ¬ŅSe acabaron las tonter√≠as? El Cham√°n se lo cree casi todo pero no aplica, por si acaso. ¬°Est√° hecho un europeo en la pr√°ctica!

La CEE era como una gran superficie con carritos a la medida y ofertas a la carta. La Uni√≥n Europea comenz√≥ preocup√°ndose por el nuevo ciudadano. √Čse que deb√≠a sentir los colores y las estrellas. Veintisiete pa√≠ses, otro que espera la entrada y en la cola, seis candidatos m√°s. Diecisiete de los veintisiete forman la Eurozona. Los dineros son de todos. El desempleo, es de cada uno. Las empresas son de… De quien las crea. El sue√Īo tiene un destino: Los Estados Unidos de Europa.

Y lleg√≥ la cruel marabunta de la crisis. ¬°S√°lvese quien pueda! Unos estaban en la “Champions League” y otros nacionalizando bancos. ¬°Buena coordinaci√≥n! Sobre todo porque ya ten√≠amos mucho en com√ļn: el Euro, una moneda con mal car√°cter. A quien no hace los deberes lo castigan envi√°ndolo al cuarto de los rescatados. ¬°All√≠ vamos todos!, menos los gestores desatentos de Europa o los despistados o los que aprendieron que la culpa de las malas notas, la tiene el mundo entero. Las crisis cuando se marchan duermen. Ninguna cae fulminada a causa de un traidor infarto. Al coraz√≥n de la UE, le salen goteras.

El euro manda por las buenas o por las malas. Los mandatarios se re√ļnen en grandes cumbres. A veces, si el asunto es cr√≠tico, se juntan solamente unos pocos. ¬°No es conspiraci√≥n!: es por ir atando cabos. La UE es un sue√Īo convertido en cuento que amenaza con transformarse en novela. De la Cenicienta a una extra√Īa versi√≥n de “Alguien vol√≥ sobre el nido del cuco”. Pero no me hagan caso. Percibo mal la nueva Europa. Adem√°s tiendo hacia el oeste y el sur, m√°s que al norte.

A la hora de hablar de sentimientos, la Unión, debería recordar que la moneda no los tiene. La moneda ni siente ni sufre. Los ciudadanos de ésta Europa a medio hacer, si. Europa no debe ser un recinto con compartimentos estanco. El sentir ciudadano no puede ser aplazado para el siguiente capítulo.

De la crisis se sale con m√°s Europa… Al menos con la parte que olvidaron construir. ¬ŅHay otro remedio? ¬ŅEntonces a qu√© esperan? ¬ŅQui√©n marcar√° ritmo y rumbo? ¬ŅLos ciudadanos o alguno de sus veintisiete capitanes? ¬ŅLo har√° el euro? ¬ŅHay que votar conforme quieres que se gobierne t√ļ pa√≠s o Europa? ¬ŅSe puede votar de carambola? ¬°Qu√© flipe!

El Cham√°n se enchuf√≥ los auriculares. Sabe que de momento, hay que caminar mirando a casa, luego a Europa y de vuelta a casa. ¬°Qu√© mareo! Europa decide entre construir el Estado de todos o un supermercado. ¬ŅSe acabaron las tonter√≠as?

Vivimos dentro de una crisis “puzzle”. La mano que ordene las piezas y reconstruya el rompecabezas, pertenece al pueblo. Europa tiene la tarea de construir un gobierno del y para el pueblo. De momento, es un territorio lleno de hormigueros.

Deixa un comentari

L'ACTUALITAT A TWITTER

Funciona con Medusa